DE LO QUE NO SE VUELVE


DE LO QUE NO SE VUELVE

May.25 (1R) - En el día del aniversario de la fundación del Club Atlético River Plate, te invito a vos, hincha del Más Grande, a reflexionar conmigo sobre lo que dicen de que hay cosas de las que no se vuelve nunca más.

Hoy 25 de mayo puede ser una fecha importante para muchos. Algunos lo tomarán como un feriado patrio sin saber muy bien por qué, otros como la excusa para comer locro, y un inmenso grupo de locos como un día de orgullo total. El 145° día de este 2019, como buenos locos que somos, inflamos el pecho y por sobre cualquier otra cosa decimos ¡Feliz cumpleaños mi querido River Plate! Y así en el 2020, 2021, 2022 y lo que nos quede, porque de ser de River, no se vuelve.

Desde aquél día paralelo a hoy, pero de 1901, el mundo para muchos dejaría de ser lo mismo. Probablemente no desde ese punto exacto de quiebre en la historia, pero sí con el correr del tiempo y con la formación del club que marca un estilo de vida en su pueblo. Con el paso de los años, los títulos y las hazañas, se iría formando una identidad, un sentimiento que trasciende formas de pensar y vivir, y hace que nos pintemos el corazón de blanco, con una banda roja que lo cruza. Unos lo heredan, otros lo hacen por rebeldía, por los colores o por lo que sea. Pero todos nos hacemos verdaderos hinchas de River nosotros mismos. Porque el punto de quiebre no fue con la unión de Santa Rosa y La Rosales en el barrio de La Boca, ese momento de inflexión nos pasa adentro cuando de repente nos cae la ficha de la camiseta que tenemos puesta.

Cotidianamente me pasa que en la tele, en las redes sociales o por el medio que sea, veo algo de River y me digo a mí mismo: “Esto es increíble”. Pero después de pensarlo bien unos minutos, recapacito, y me doy cuenta de que lo increíble, es ser del Millo. Y estoy seguro de que a vos que estás leyendo esto también te pasa. ¿O no me vas a decir que es así cuando ves fotos de la Copa del 96, los goles de la pelota naranja del Beto Alonso, el gol de Alzamendi en Japón, la atajada de Barovero al P(arapám)uma Gigliotti o los memes del tercero en Madrid? Son todas locuras. Las buenas y las malas que se terminan en cosas aún mejores que las buenas, lo que los demás no quieren entender. Pero lo más lindo de todo esto, es que son locuras que por gracia divina se nos devuelven a las que hacemos por River. Alentando de cualquier parte del mundo, tatuándose un escudo, viajando horas para ir al Monumental o llorando desconsoladamente de emoción al levantar una copa.

Eso es algo que los demás no entienden. Porque siempre son buenas aunque en el momento no lo sepamos ver. Te intentan refregar cualquier cosa con tal de hacerte sentir mal, pero está más allá de la capacidad de cualquier persona que no lo sienta. River siempre te hace feliz, incluso en la década que parecía ser totalmente oscura, llega a su punto cúlmine casi al final logrando la gloria máxima, algo que ningún envidioso va a conseguir jamás de la misma manera. Y la envidia nace con eso, con nunca lograr ser tan felices como lo es el hincha riverplatense. Yo los veo y... pobrecitos.

De una derrota, se puede volver. De quedar eliminado, se puede volver. Incluso de lo que para algunos significaría la muerte, también se puede volver. Lo que no se borra nunca más y de lo que no hay vuelta, es de ser hincha de River

Copyright © 2019 – Lautaro Derylo - 1RIVER - Buenos Aires 5 de mayo de 2019.



Volver a Actualidad Futbolística
  • River Plate
  • AFA
  • Conmebol
  • FIFA

VIDEO DESTACADO

Resumen: River Plate 0-0 Boca Juniors / Fecha 5 de la Superliga Argentina.