Actualidad Futbolística

LOS DE ARRIBA SON BOSTEROS

May. 31 (1R) – En una noche espectacular, River se hizo enorme y venció 3-0 a Atlético Tucumán para ponerse a una unidad de Boca. La ilusión sigue en pie.

ver fotos ver videos
Tamaño

Recibimiento imponente en Tucumán cuando el equipo llegó anoche, señal de que las casi 5.000 almas que se acercaron a alentar harían notar la "localía" del Millonario. En lo meramente deportivo, oportunidad inmejorable para redimirse luego del empate contra Rosario Central y acechar a Boca. No hubo tiempo ni de acomodarse en el sillón? porque Jorge Moreira clavó un derechazo potente al primer palo. Inatajable para Christian Lucchetti, impresionado por la rápida aparición del paraguayo luego de un firulete de Gonzalo Martínez en la puerta del área. 

 

Todo se hizo más fácil para River, cómodo en los pies de Ignacio Fernández y Ariel Rojas cada vez que pensaron con exactitud. El dueño de casa, aún dolorido por el cachetazo, intentó con David Barbona en la creación. No hubo caso, Lucas Martínez Quarta enterró todo anhelo de su rival. En el transcurso de los primeros treinta minutos, Atlético Tucumán mejoró en la generación por conceptos corregidos por Pablo Lavallén. Una jugada notable de Fabio Álvarez culminó en una resolución excelente de Rodrigo Aliendro, anulada por offside. Se salvaba el Millonario cuando comenzaban las dudas en el retroceso.

 

Se armó el partido en la tierra de los tamales, el mejor timing del visitante para idear incursiones dignas de aplausos, como también el coraje del anfitrión para demostrar el respeto cosechado en la Copa Libertadores. De tal modo, nació una obra maestra que idearon los directores de la orquesta: Nacho y el Chino tocaron de primera, el Pity la cedió para el Pipa y otra vez banderín arriba. Esta vez no hubo fuera de juego, el festejo era lícito. Germán Delfino decretó el descanso y a pensar en la otra mitad.

 

Grandes promesas de emociones en el complemento, todos protagonistas en el mano a mano y con ansias de ser la tapa de los diarios. Primero Augusto Batalla le negó el grito a Leandro González, después Jorge Moreira con un cruce salvador ante Jonathan Menéndez. La sucesión de este cóctel continuó con una definición defectuosa de Sebastián Driussi y el gol en contra de Ignacio Canuto. Instantes más tarde, el Pity para liquidarlo pese al achique del Laucha. El Más Grande se lucía y gozaba, sentía el aroma a puntero desde cerca.

 

Nuevamente otra situación anulada a Lucas Alario que, vale aclarar, tampoco ameritaba esa decisión. Correctamente ubicado antes de picarla con elegancia. Los ingresos de Carlos Auzqui e Iván Alonso fueron para acentuar el dominio en campo rival, lo mismo que Arturo Mina para despejar lo poco que pudo hacer Luís Rodríguez. El Xeneize está apenas un punto por encima y el campeona?to está que arde. Napoleón no da tregua. Vamos por todo.

 

Copyright © 2017 – Lucas Ajuria - 1RIVER - Buenos Aires – 31 de mayo de 2017

Notas y entrevistas Antonio Casellii
Lo más visto
  • River Plate
  • AFA
  • Conmebol
  • FIFA
Video destacado

River 4 Atlanta 1 Copa Argentina